RADIO ONLINE

 

 

  • tamaño de la fuente

Gallardo decidió interrumpir la pretemporada en Punta del Este por el mal estado de las canchas de entrenamiento.

De la final de Libertadores más larga del mundo a la pretemporada más corta del mundo. River pasó de un extremo a otro en el arranque de este 2019 y su estadía en Punta del Este terminará siendo mucho más breve de lo previsto: este viernes por la tarde pegará la vuelta a Buenos Aires, algo que en principio estaba estipulado para el viernes 17. ¿A qué se debe esta retirada abrupta del complejo Solanas? Básicamente al disconformismo de Marcello Gallardo con el estado en el que se encuentran las dos canchas del Club Punta del Este en las que debía realizar las prácticas de fútbol, algo que no se dio en los tres días que lleva la delegación en Uruguay. ¿Hubo errores en la logística y elección del lugar? ¿El factor climático fue el que complicó el estado de los campos de juego? ¿No había un plan B? ¿Era para tanto? Habrá que desmenuzar el asunto y encontrar la punta del ovillo. Por empezar, la organización de la pretemporada de River se vio afectada por una simple razón: si no hubiesen tenido que disputar el partido ante Defensa el sábado 19, por uno de los asteriscos que le quedaron de la Superliga, MG y compañía habrían viajado a Miami para realizar allí los trabajos. De hecho, ésa fue la idea de Torneos, que le organizó esta preparación, aunque debido al poco tiempo disponible (11 días) optaron por un destino más cercano para evitar perder tiempo en viajes largos. Así surgió la chance de Punta, aunque la mano arrancó torcida… Entre noviembre y diciembre, una delegación de River (incluido un canchero) viajó hasta suelo uruguayo para observar las dos canchas del Club PDE, ubicadas a 19 kilómetros de Solanas. Y, si bien desde el vamos se encontraron con unos terrenos que eran “seis puntos”, regresaron con la promesa de que para enero llegarían a “siete u ocho”. La cuestión es que entre el fin del 2018 y el arranque del 2019 hubo lluvias a granel en esta ciudad y no hubo forma de rescatarlas. A punto tal que hoy “son un cuatro”, Fuente Olé.