RADIO ONLINE

 

 

  • tamaño de la fuente

En Guerra: la lucha de poderes paró el fútbol

César Vallejo, de Perú, viajó hasta Colonia y solo pudo hacer un movimiento en el estadio Alberto Suppici. Barcelona, de Ecuador, tuvo que reprogramar todo y cumplir una sesión de entrenamiento en Montevideo. Dos instituciones extranjeras que vinieron a Uruguay a hacer su pretemporada y se van con la peor imagen: la definición de un torneo de verano trunca por causa de la guerra de clanes que impera en el fútbol uruguayo. Peñarol se quedó sin recibir a Barcelona en el Campeón del Siglo y Nacional ni siquiera viajó a Colonia para enfrentar a César Vallejo porque la gremial de árbitros, Audaf, decidió no permitir que sus asociados Óscar Rojas, Antonio Fedorczuk y Santiago Fernández cumplieran funciones en el partido final que iban a disputar carboneros y guayaquileños. ¿La razón? Que la empresa Tenfield había designado árbitros de Colonia, no pertenecientes a la gremial, para el juego entre tricolores y peruanos. Se basaron en el incumplimiento del protocolo vigente que expresa que todo partido en el que participe un club afiliado a la AUF debe ser dirigido por árbitros de Audaf. Por ello, tanto la gremial de árbitros como la Mutual de jugadores (que se solidarizó en el marco de la Intergremial) responsabilizaron a Tenfield de la cancelación de los juegos.