RADIO ONLINE

 

 

  • tamaño de la fuente

Unión le gano a River en el Monumental y lo complicó en la lucha por la Superliga

El inicio oficial de 2019 River dista de ser el ideal. Tras la obtención de la Copa Libertadores en la Superfinal ante Boca hace poco más de un mes, acumuló su segunda derrota consecutiva en otro duelo postergado por la Superliga: Unión, a pura efectividad, y con el orden como principal virtud, se impuso 2-1 gracias a los goles de Paolo Fragapane, de penal, y Diego Zabala. Jonathan Bottinelli, en contra, descontó tras un remate lejano de Juanfer Quintero. El Millonario venía de perder el último fin de semana ante Defensa y Justicia en otro de los duelos postergados que tenía la entidad. Y el Tatengue también consiguió dejar en evidencia la falta de filo en las acciones de ataque. El conjunto de Gallardo tuvo mucho el balón, pero la tenencia no le resultó productiva. River asumió la iniciativa, posicionó su línea defensiva en mitad de campo, se hizo de la posesión, pero adoleció de profundidad, de cambio de ritmo. Si bien tuvo dos aproximaciones en los primeros minutos (un cabezazo de Pratto a los 2 minutos y un remate de Quintero a los 8), en la primera parte le costó hacerse ancho y extrañó la gambeta aguda de Gonzalo Martínez. Al tridente Fernández-Palacios-Quintero le faltó amalgamarse en el armado. Unión, con paciencia, apostó a las transiciones rápidas, a las corridas de Augusto Lotti (verdugo de Boca en el amistoso veraniego), Fragapane, Zabala y Troyansky. Y, a los 36′, Sibille le cometió falta al ex Olimpo (bien sancionado por Lamolina) y Fragapane, ex atacante del Xeneize, cambió por gol. En la segunda parte, a tientas, sin las luces que lo llevaron a quedarse con la corona de América en la Superfinal ante Boca, River redobló la asfixia sobre el conjunto de Madelón, que se cerró con orden, una defensa celosa y un Nelson Acevedo como pieza de equilibrio. La imprecisión le jugó en contra y ni con los ingresos de Camilo Mayada, Nicolás de la Cruz y el juvenil Ferreira logró revertir la ansiedad. A los 22 minutos, el local contó con su mejor oportunidad de gol: Quintero habilitó a Borré, quien punteó el balón, pero pasó por al lado del palo. Y la visita extrajo hasta la última gota de su efectividad. En su primera incursión a fondo en el área de la Banda, a los 27′, Acevedo dibujó una gran acción individual y asistió a Zabala, quien facturó. Un remate lejano de Quintero, que se encontró con un rechazo defectuoso de Bottinelli, reavivó las ilusiones del local. Pero los últimos minutos volvieron a exhibir la falta de ideas de River, que anhela volver a encontrar profundidad con el arribo de Matías Suárez. Mientras, el club de Núñez quedó a 17 puntos del líder Racing (con dos partidos menos) y las chances de pelear por el título en la Superliga se le escurren: necesita una reacción inmediata para mantener las aspiraciones. Unión, en tanto, ganó en el Monumental luego de 19 años. Y, como premio extra, quedó a un punto de la zona de clasificación a la Copa Sudamericana.